aceites vegetales

Los aceites vegetales, nuestros aliados en aromaterapia

Los aceites vegetales son la base idónea para poder utilizar los aceites esenciales. Os hemos hablado de los aceites esenciales y sus muchas propiedades y beneficios. Pero los AE están muy concentrados y en general no deben  aplicarse directamente sobre la piel. Es necesario diluirlos en otros aceites, los llamados aceites vegetales, que también provienen de las plantas y por lo tanto también contienen numerosas propiedades. Para que el uso de estos aceites sea adecuado para la aromaterapia, deben estar sin refinar y sin ningún tratamiento químico. Los colorantes u otros aditivos anulan gran parte  de los efectos de las vitaminas, minerales y de otras muchas propiedades.

Estos aceites no se encuentran en supermercados, tenéis que adquirirlos en tiendas de productos naturales especializadas. Es recomendable que los compréis con certificación bío, que asegura su procedencia y también su tratamiento.

Existen una considerable cantidad de aceites vegetales, que se utilizan como base para poder aplicar los AE, como el aceite vegetal de aguacate, de avellana, de coco, de hueso de albaricoque , de germen de trigo, de rosa mosqueta, de sésamo, de onagra, de semillas de pepita de uva, etc. todos ellos muy válidos, con diferentes características y cualidades. Nosotros os hemos hecho una pequeña selección… a ver si os gustan!!!!

Aceite vegetal de Argán, el aliado de las mujeres!

Este aceite vegetal proviene del fruto de un árbol, el argán que crece en las laderas del Atlas, en el norte de Africa. A estas bayas se les retira la cáscara, y mediante un proceso mecánico se prensan en frío y se obtiene un aceite sin químicos. Este aceite es muy rico en antioxidantes y vitamina E, por lo que es muy indicado para uso cosmético. Es muy útil para hidratar el cabello y las uñas. Es un buen hidratante corporal pues penetra bien en la piel, no es graso y es reafirmante. También se utiliza para crear serums y emulsiones, pues está muy indicado para combatir los signos de envejecimiento, y a la vez apto para pieles con tendencia acnéica.

También se utiliza para combatir irritaciones y erupciones cutáneas. Es antifúngico y antiséptico. No tiene contraindicaciones a nivel dérmico ni en bebes ni en niños.

Aceite de Jojoba, supernutritivo!

El aceite de jojoba proviene de un pequeño arbusto original de las zonas áridas y desérticas de Arizona, California y México. De hecho este aceite en realidad no es un aceite, si no un cera que se obtiene del prensado en frío de la semilla que contiene la cera líquida.

Se trata de un aceite que no se pone rancio con facilidad, es muy estable. Tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que es muy beneficioso para pieles inflamadas. Es un aceite equilibrante pues regula el ph de la piel, por ello está indicado para pieles secas y grasas. Si te aplicas unas gotas por la mañana y por la noche regula el sebo.

Es un aceite muy adecuado para la cara ya que nutre, suaviza y protege la piel. Es caro y suele diluirse con otros aceites, pero combinado con aceites esenciales se convierte en una muy buena crema facial. También ayuda a reparar el cabello débil y le devuelve su brillo natural.

Manteca de Karité, la mejor alternativa hidratante!

Esta manteca se obtiene de un árbol africano que crece desde Senegal hasta Uganda. Tiene una textura sólida amarillenta y verdosa, que se enrancia con facilidad. Por ello la encontramos en el mercado ya procesada y es cremosa y blanquecina. Se aplica sobre la piel con facilidad y penetra bien la piel, lo que la hace idónea para bebés. Es una manteca con propiedades cicatrizantes, es muy hidratante, calmante y regeneradora.

Ideal para pieles muy secas y cuarteadas. Retrasa el envejecimiento de la piel, también es buena como tratamiento después de un baño de sol. Se pueden realizar preparados para deportistas, para calentar la musculatura. Se utiliza a menudo para tratar labios y manos secas. Haz una mezcla de esta manteca (fundida)  con 2 gotas de aceite esencial de lavanda , la dejas enfriar en la nevera y tendrás una excelente hidratante.

Aceite de Almendras Dulces, calmante y reequilibrante!

Su aceite se obtiene de la fruta del almendro, que originariamente se cultivaba en Oriente Medio. Actualmente se cultiva por toda la cuenca del Mediterráneo y en climas cálidos. El aceite se obtiene de la almendra, huele muy suave y tiene muchas propiedades terapéuticas.  Es un aceite calmante, que alivia y nutre las pieles secas y ancianas. Contiene escualeno y vitamina E lo que lo convierte en un aceite que previene el envejecimiento, pues neutraliza los radicales libres y tiene propiedades antiinflamatorias. Por eso es muy indicado para tratar eczemas, psoriasis, y dermatitis. Muy recomendado también para las mujeres embarazadas y los bebés. La única precaución: no se debe emplear en personas con intolerancia a los frutos secos.

Aceite macerado de Caléndula, cicatrizante!

Este aceite se obtiene macerando las flores de caléndula en aceite de girasol o de oliva. Así que estamos ante un preparado que tiene múltiples propiedades terapéuticas y que ya era  muy  utilizado por los griegos. Proviene de una planta originaria del Mediterráneo,que da unas flores características de color naranja. Este preparado es un muy buen antiiflamatorio (por su alto contenido en faradiol) y un muy buen cicatrizante, que estimula el crecimiento de las células de la epidermis. Por lo tanto está muy indicado para aliviar quemaduras solares e irritaciones cutáneas.También está indicado para venas varicosas, venillas rotas, eczema, urticaria, cortes y escoceduras de bebé.

Es un aceite nutritivo, y mantiene la piel hidratada gracias al alto porcentaje de ácido oleico. No podemos olvidar sus propiedades  antibacteriana, fungicida y antiespasmódica.

Aceite de oliva, un gran regenerante!

El aceite de oliva virgen extra , o el oro líquido como lo han llamado, tiene por supuesto múltiples usos en cosmética. Es un aceite con antioxidantes naturales, vitaminas, y ácido oleico que fijan los radicales libres y por lo tanto retrasan el envejecimiento cutáneo. Es idóneo para pieles secas, es calmante y emoliente. Se utiliza en tratamientos faciales, como exfoliante para el rostro, manos y  pies. También es recomendable para suavizar cutículas, y fortalecer pestañas. Os lo recomendamos para nutrir el pelo, para hidratarlo y sanearlo. Gracias a su vitamina E, este aceite es capaz de devolver el brillo al cabello, pues regenera sus células.

Os podéis aplicar una mascarilla de aceite de oliva virgen extra. Muy fácil de realizar !! Mezcláis dos cucharadas de aceite, con unos trozos del interior de la planta de aloe vera,  hasta obtener una mezcla homogénea y la  aplicáis sobre el pelo durante 20 minutos. Lavar el pelo de forma habitual. Repetir cada 15 días.

Como veis estos aceites son muy versátiles y se pueden utilizar de muy diversas maneras. Por supuesto son orgánicos, libres de parabenos y derivados del petróleo. Animaos a probarlos!!!!

4 93
centrokpaz