fertilidad femenina

Conocer tu ovulación, disminuye el riesgo de padecer infertilidad.

¿Por qué es tan importante conocer nuestro ciclo ovulatorio para corregir un estado de infertilidad?

En muchas ocasiones nuestros pacientes acuden a consulta por problemas de fertilidad. En un 40% de los casos, son debidos a infertilidad en mujeres. Existen varias herramientas que nos ayudan a conocer nuestro ciclo de ovulación y hacer los cambios necesarios para que nuestro ciclo sea regular. Las personas con ciclos irregulares u con ovarios poliquisticos tienen mas posibilidad de padecer infertilidad. En este post os daremos algunos tips para prevenir estos desequilibrios.

El ciclo menstrual

La historia clinica es vital para resolver un estado de “infertilidad”. Sin embargo, es nuestro ciclo quien nos da la información del estado de nuestro órgano reproductor. Así pues, el conocimiento y control del ciclo nos ayudará a determinar el origen del problema. Por otra parte, con los datos que se obtenga podremos conocer si existe un desequilibrio hormonal u otro tipo de alteración.

infertilidad En nuestro ciclo ovárico existen dos fases.

La fase folicular , empieza el primer día de la menstruación. Durante esta fase,nuestro cerebro ( hipófisis) envía la orden de producir las hormonas (FSH Y LH). Estas, estimulan a los ovarios , para hacer crecer los folículos(cavidades donde se encuentran los óvulos). Para conseguir todo esto, el ovario, necesita producir estrógeno y progesterona. Entonces uno de estos folículos crecerá lo suficiente como para ser el folículo “elegido”.Como  se observa en la curva, el estrógeno, sigue aumentando durante todo el desarrollo del folículo dominante.


Como consecuencia de este boom hormonal, 3 días antes de la ovulación (fase de máxima fertilidad) aumenta el estrógeno y la LH hasta alcanzar su pico máximo, el día “14”. De tal manera que entramos en la fase de ovulación, cuando el folículo se rompe y libera al ovulo. Este,  viaja por las trompas de falopio hasta el utero. Estará allí, casi un día entero esperando a ser fecundado. En este periodo ovulatorio nuestro ovario sigue fabricando  progesterona y en menor cantidad estrógeno. Gracias a este aumento, tendremos al útero “a punto” para recibir el embrión.


Si no se consigue la fecundación durante la fase lútea,  el folículo deja de producir estrógeno y progesterona. como consecuencia, se provoca la bajada de la regla. En cambio, si se produce la fecundación y el embrion se implanta correctamente en el útero. Nuestro ovario empieza a producir “HCG”, conocida como la hormona del embarazo.

 

Existen varios trastornos del ciclo hormonal que comprometen nuestra salud reproductiva. Pero son fáciles de detectar con un perfil hormonal. Si esta prueba nos muestra un aumento de los niveles de FSH puede indicar una insuficiencia ovárica. de tal manera, que no se produce suficiente estrógeno  o progesterona y nuestra hipófisis incrementa la producción de FSH, para corregir el fallo. En cambio, si la FSH esta por debajo del nivel optimo, será porque la hipofisis no crea suficientes hormonas. Como consecuencia, los ovarios, no serán estimulados  y dejaran de producir los estrogenos y progesterona.

 

La Acupuntura y la Nutrición pueden mejorar las condiciones para que se logre una fecundación con éxito

Los síndromes más frecuentes, que se asocian a problemas de infertilidad femenina son:

  1. ovarios poliquisticos
  2. ciclos irregulares
  3. anemia o amenorrea
  4. dismenorrea
  5. sangrados excesivos
  6. endometriosis

Las técnicas de MTC, principalmente, usa tratamientos de acupuntura y pautas dietéticas para estabilizar los niveles hormonales. Son necesarias unas 10 sesiones de acupuntura para corregirlas. Por eso, si se siguen las pautas de los expertos en 3 meses se puede lograr tener un ciclo regular, mejorar la ovulación y la secreción de hormonas necesarias para la fecundación. Durante esta intervención terapéutica, se realizan diferentes tratamientos diferentes para cada momento del ciclo menstrual.

Una de las herramientas más útiles para conocer nuestro ciclo, es la curva de temperatura basal. Esta sencilla tabla, nos ayuda a controlar nuestra ovulación. Podes descargala aquí.

 

temperatura basal

¿ Como debemos tomar nuestra temperatura basal?

Recomendamos tomarla por las mañanas, en ayunas, desde la cama. Justo antes de levantarnos. Lo más cómodo es medirla con un termómetro y en la boca. Se tiene que registrar un ciclo completo. El ciclo, como hemos explicado anteriormente, empieza el día que nos empieza la regla Debemos anotar la temperatura cada día hasta nuestra siguiente regla.

En nuestra próximo post hablaremos de la alimentación adecuada durante el pre/post embarazo. ¿Sabéis que existen mas de 800 disruptores químicos que afectan a nuestro ciclo menstrual? Estas malvadas substancias, son capaces de alterar todo nuestro ciclo ovulatorio, afectando a nuestra salud reproductiva.

 

 

 

 

 

 

 

1 105
centrokpaz